Retrato de un Edificio, fue la obra presentada en la versión de La Otra 2011.

La Otra se desarrolló en el abandonado (y dudoso estructuralmente) pero emblemático Edificio Panautos en la Calle 26 con Caracas en Bogotá. Literalmente en ruinas, lleno de escombros y sobre todo sucio, presentaba un escenario muy interesante para desarrollar una propuesta en la línea de los últimos trabajos como fueron la serie de casas de IDA Y VUELTA.

La obra es el modelo, la maqueta, del Edificio PANAUTOS, basado en plantas arquitectónicas y fotografías panorámicas, fabricado con polvo aspirado, recogido y clasificado, los materiales, cartones y basura de los seis pisos del edificio.

Además de lo obvio, esta pieza se convierte en otro elemento abandonado de su propia imagen, puesto ahí en uno de los pisos como las tuberías oxidadas o el ascensor vacío. Como un tumor, "una verruga de viejo". Esta imagen también recuerda los arrumes de escombros en los alrededores del Edificio, la 26 (durante su absurdo proceso de construcción) y en general de Bogotá (donde quiera que se estuviera realizando una desordenada adecuación urbana).

Por esto esta obra, propuesta para ser realizada con polvo de otra característica a la domestica: polvo de la calle, habla de la ciudad y de cómo lo de afuera se mete adentro, masivamente. Habla de la memoria, de la memoria colectiva, del desahucio.

Aquí se podrían usar algunos argumentos de lo domestico, cuando las cosas de la ciudad se meten en la casa inevitablemente, las emocionalidades hacen parte de la ecuación. A pesar de que esta reflexión esta soportada en referentes locales,  cualquier ciudad está sometida a ellas. Aquí la confirmación de que usar la forma simplificada de una casa particular, de un barrio particular, en país particular, es aplicable a cualquier cuidad.